La gran hermana y las nuevas beatas: critica y comentarios sobre el libro “Feminicidio y auto-construcción de la mujer”

 

Un ensayo sobre el libro “Feminicidio y auto-construcción de la mujer” por Prado Esteban Diezma y Félix Rodrigo Mora.
Will Foreman en colaboración con Dani Baldrís.

Feminicidio FacebookPartiendo de la persuasión de que el movimiento feminista del siglo veinte no sólo no ha mejorado las condiciones laborales y afectivas de las mujeres sin un sacrificio pagable en un sistema que las proteja -el asalariado- sino que el mismo movimiento feminista habría contribuido directamente a esta subyugación, Prado Esteban y Félix Rodrigo han producido este exhaustivo y fascinante ensayo, que examina en detalle la relación de la mujer con el Estado, principalmente rastreando la situación de la mujer española en el transcurso de los últimos dos siglos desde la Revolución Francesa.

A lo largo del libro, los autores desenmascaran a un buen puñado de figuras clave del pensamiento feminista vinculadas a las diferentes instituciones de la esfera de la Mujer y examinan su influencia en la vida cotidiana. Citan, por ejemplo a Simone de Beauvoir para quien “La gestación es un trabajo fatigoso que no ofrece a la mujer ningún Continue reading “La gran hermana y las nuevas beatas: critica y comentarios sobre el libro “Feminicidio y auto-construcción de la mujer””

Venus and Mars

Extracto de “Reflejos” 2014. Please scroll down for English

the Phlegmatic Humour (2007) virginia derryberry
The Phlegmatic Humour – Virginia Derryberry (2007)

Los hombres a menudo encuentran a las mujeres difíciles de tratar. Se dice que los estilos de lenguaje y comunicación de las mujeres son mucho más complejos que los de los varones, y muchas veces hace que sus verdaderas intenciones sean difíciles de entender. En general, cuando las mujeres se enfrentan a un problema, quieren entendimiento, quieren valerse del contratiempo para acercarse a las/los que las rodean, y quieren saber que hay alguien suficientemente fuerte como para dar su apoyo y amor. Pero nunca lo acaban de decir de manera explícita. A los hombres les gusta que se les informe que tendrán que dormir en el sofá más de lo que están dispuestos a admitir: es casi tan divertido como ir de camping y no hace falta excusa para revisar la nevera.

La creencia popular es que los hombres crecen a través de la soledad, y las mujeres crecen a través de la conexión. Eso explicaría en parte por qué las tradiciones meditativas del mundo fueron ideadas por hombres, ya que les permitía sentarse mirando fijamente una pared en blanco durante todo el día hasta llegar a la iluminación espiritual. O hasta que el hambre pudo más. Las mujeres, después de haber preparado la cena para todos con antelación, bailaban al unísono, sincronizando sus movimientos hasta perderse para convertirse en diosas, portentosas y empoderadas. ¿Por qué se supone que los hombres tienen que guiar en los bailes de salón? ¿Tal vez la práctica de fijarse en las paredes blancas los asiste con el juego de piernas?

English

Men often find women tough to deal with. Women’s language and communication styles are far more complex than men’s, and often this would appear to make their true intentions difficult to understand. Generally when women face problems, they want understanding, they want to use the problem to get closer to those around them, and they want to know that there is someone strong to support and love them. But they never just say this. Men like being informed that they will be sleeping on the couch more than you might think, it’s almost as good as camping and close to the kitchen.

Traditionally, it is said that men grow through solitude, and women grow through connection. That would explain why all of the meditative traditions and religions of the world were founded by men, who would sit and stare at blank walls all day until they became enlightened. Or until they got hungry. Women, having prepared the supper for everyone early, would dance in unison, synchronizing their movements until they lost themselves and became goddesses, awesome and powerful. Why are men supposed to lead in ballroom dancing? Maybe staring at walls helps with the fancy footwork?