Fuiste yo y yo fui tú

Fuiste yo

Fuiste yo y yo fui tú, por eso sigues dentro de mí, porque eres yo, mi otro yo. Nunca hubo ninguna traición ni faltar el respeto hacia ti, sino hacia mi Otro.
La traición interpretada se volcó sobre él, por necesidad de encontrarme víctima de las circunstancias en vez de reconocer las circunstancias como parte de mi mismo. Te traté como enemigo cuando mi peor enemigo era yo, aferrándome a los prejuicios y miedos que me garantizaban tan incómoda comodidad. Una linea tan recta como aburrida.

Entenderás, quizás, que mientras escribía la historia de Psique y Eros me iba dando cuenta de que todos los papeles y personajes eran intercambiables, entretejidos, dispares e complementarios. Funciones de uno mismo, así como de los demás.

Lo que a la vez me daba congoja de ti, me encandilaba. Encarnaste tú lo que yo solo no me atrevía a hacer, y ser, vivir. Ya te dije que eras lo que siempre había querido. Fuiste yo y yo fui tú. Me has obligado a completarme. Te pienso integrar totalmente, tus canciones, tu risa, sin reservas. Ya no me tengo que buscar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s