Gente tóxica – Toxic people

Please scroll down for EnglishToxic people

De personas tóxicas hay de muchos tipos, por eso es dificil de identificarlas, ya que se esconden bajo diferentes apariencias, como por ejemplo la indefensión, cólera, victimismo, inseguridad, agresividad (pasiva y/o activa), o puede que te traten de felpudo: rasgos que a lo mejor tendrían que ponerte en alerta. Gente que no afrenta sus debilidades y sólo espera a que aparezca alguien para convertirla en su nueva víctima, alguien a quien tiranizar y maltratar.

No obstante, aunque haya gente tóxica que no sabe que lo es y sus manipulaciones no son necesariamente hechas a propósito, la mayoría quedarán atónitos y confusos ante la observación crítica, y, si se sienten acorralados al parecerles que su esfera de influencia se desinfla, es más que probable que se apeguen -en detrimento de todos y aun más ferozmente- a su fantasía de poder.

Al igual que con todos los productos tóxicos, manéjenlos con cuidado y manténganse a una distancia prudente.

English

There are all kinds of toxic people and that’s why they’re not always easy to spot. They may be hiding under a number of guises such as helplessness, anger, victimization, insecurity, aggressiveness both passive and/or active, not to mention using you as a doormat: the appearance of any of these characteristics should be taken as a warning to keep them just out of reach. These people are unable to address their weaknesses alone and lie in wait or go forth and search for unsuspecting victims, someone new to dominate and mistreat.

Nevertheless, although there are toxic people who are blissfully unaware that they are being deliberately awkward, most will be stunned and confused by critical observation, and on feeling cornered, seeing their world about to crumble, will – to everyone’s detriment – very often cling even more fiercely to their power fantasy.

As with all toxic products, handle them with care and stand back to a safe distance.

Advertisements

El fluir

Tim XS650m

Tiempo atrás, en mi juventud desperdiciada, volvía el fin de semana a casa desde la universidad para ver a mi novia, para que mamá me lavara la ropa y para zamparme la anhelada comida casera. El viaje de dos horas de regreso al cole en moto me llevó a atravesar varias ciudades grandes con sus ingratos semáforos y congestión correspondientes, en hora punta el lunes por la mañana. Camiones gigantescos aplastadores de motos bramando su suciedad bajo el entumecedor cóctel de lluvia fría y niebla invernal.

Después de unos dieciocho meses de soportar estas condiciones algo me inspiró a sacar un mapa para ver si había una ruta alternativa. Yvonne BoxleymmY allí estaba: algunos pequeños pueblos y el resto todo en carreteras secundarias de curvas rápidas entrelazadas, rectos largos sin radares, con poco tráfico e incluso un lugar de parada a mitad del camino junto a un molino de viento, con vistas de la contemplativa campiña. Podría haber hecho el cambio antes, lo único que me había retenido era mi falta de imaginación y mi resistencia al cambio.