¿Se puede amar sin querer poseer?

el-lado-oscuro-del-corazon
Enter a caption
¿Cómo amar sin poseer? Clicka aquí para ver un fragmento de ‘El Lado Oscuro Del Corazón’ 1992

“Amar es un pretexto para adueñarse del otro.” ¿Pero por qué quisieramos poseerle? ¿Le necesitamos para rellenar nuestros huecos, para endulzar nuestras carencias, para poner nuestra casa en orden, para apilar leña, para cosernos los botones huérfanos, en fin, para amarrarnos al inevitable pasado en el presente, o le requerimos para abrir el camino que se nos antoja presentir? Quizás la posesión sólo refiere a convertir su vida en nuestra, un dominio tan paliativo como trágico si ignoramos las raices de nuestras vulnerabilidades, inseguridades y deseos infundados.

Amar sin necesitar nada a cambio, resistir tocar, reprimir el deseo de intimidad, ¿sería amar o sólo apreciar? El amar exige una fusión de almas, un entrelazamiento de esencias, la pérdida del individuo, un retorno a la unidad.

Resentimiento, negación y la viga en el ojo ajeno

(Scroll down for English)

WisteriaAlgunas personas sacan a relucir lo mejor de nosotros y otras, lo peor. Pero ese peor, ¿qué será? ¿Porqué ciertas personas nos irritan tanto? Un padre o una madre, un compañero de trabajo o incluso un amigo de toda la vida pueden resultar ser el sujeto de nuestro enojo, nuestro desdén, ya que aquellos con quienes pasamos tiempo en un momento u otro acaban mostrándonos rasgos de carácter que vemos como fallos suyos, más que nuestros. “No seas hipócrita”, nos pueden achacar. “Quítate la viga de tu propio ojo antes de querer sacar la paja del de tu hermano”. A primera vista, su comentario parece ser una invitación para examinar nuestros propios defectos, los cuales, al parecer, son mucho mayores que los suyos. ¿Pero en el ojo de quién se encuentra el palo y en cuál la astilla? Continue reading “Resentimiento, negación y la viga en el ojo ajeno”